La Zonas

1. Plantas silvestres
Esta sección se está montando. Se restablecerán con gran precisión los bancales históricos y se les dedicará una especial atención a las especies más interesantes del territorio triestino, de Istria y de las regiones adyacentes.

2. Plantas de interior
Las plantas de interior tóxicas o letales más difundidas se encuentran al principio del recorrido dedicado a las plantas venenosas, “el huerto de los venenos”.

3. Plantas ornamentales
En los bancales situados a lo largo del huerto se hallan algunas colecciones de plantas ornamentales (Hedera -hiedra-, Hydrangea -hortensia-, Hosta -hosta-, Helleborus -eléboro-, Paeonia -peonía-, Rosa -rosa-, Viola -violeta-) y de bulbosas que florecen en primavera (Crocus -iridáceas-, Galanthus -campanilla de invierno-, Eranthis -acónito de invierno-) y en otoño (Sternbergia -cólquico amarillo-).

4. Florilegio de plantas mágicas
Las principales plantas de significados mágicos, religiosos y mitológicos se encuentran en un bancal diseñado según una trama de sugestiones esotéricas y enriquecido con una fuente de piedra, símbolo de la Trinidad. La magia es metáfora de la relación con la naturaleza, el cimiento del edificio mental que el hombre erige contra la vaguedad, el estímulo para el conocimiento de tradiciones que a menudo se basan en poderes oficinales o en tabúes que dictan la peligrosidad efectiva del vegetal. Por tanto, no es en absoluto un incentivo para la superstición.

5. Jardín de las plantas oficinales
El jardín dedicado a las plantas oficinales se basa en un criterio sistemático (PIGNATTI, 1982). Para la elección de las especies se ha tomado como punto de referencia la lista de las plantas de la Farmacopea Oficial de Italia, lista que se ha ampliado con las plantas de los estudios de etnobotánica de Friuli-Venecia Julia (LOKAR, POLDINI, ROSSI), con listas históricas (MARCHESETTI) y con investigaciones sobre las plantas oficinales del litoral austrohúngaro (TOMINZ, 1881).

6. Flores de loto
En las pilas hay colocadas diversas especies acuáticas, entre las que se encuentra una colección de flores de loto (Nelumbo sp.) que florecen completamente en los meses de julio y agosto, y que presentan colores tornasolados con matices rosa, blanco y amarillo.

7. Plantas alimenticias
Esta zona se ha conseguido organizar después de haberse llevado a cabo investigaciones exhaustivas sobre el estudio de la alimentación a base de plantas silvestres, teniendo en cuenta los diferentes hábitats de crecimiento de cada especie, lo que ha permitido que se distingan en el seno de la naturaleza.

8. Jardín formal
En los bancales delimitados por bajos setos de bojes hay algunas colecciones de plantas ornamentales que florecen en diferentes períodos del año. Los géneros, representados por muchas especies diferentes, son los siguientes: Helleborus (eléboro, figs. II-IV), Narcissus (narciso, figs. XI-V), Paeonia (peonía arbustiva, figs. III-V), Iris (gladíolo, figs. II-VII), Hydrangea (hortensia figs. IV-IX), Hosta (hosta, figs.V-VII), Rosa (rosa, figs.V-X) y Salvia (salvia, figs. IVXI).

9. Tintas de hierbas
Dedicar una sección a una colección de plantas tintóreas responde al deseo de que se conozcan algunas de las principales especies que históricamente usaban los tintoreros.
Junto a éstas se encuentran las silvestres, de uso más limitado y local, y las exóticas, que aguantan mal nuestros rígidos inviernos y a las que, por tanto, hay que proteger en los invernaderos.

10. Plantas útiles
Después de una cuidadosa restauración de las estructuras y de la viabilidad, esta zona acogerá las principales “plantas del hombre”, es decir, las que a causa de sus diferentes usos (alimenticios, cosméticos, textiles…) han estado al lado de la historia y de los acontecimientos del hombre.

11. El huerto de los venenos – El sendero de las plantas venenosas.
Esta visita guiada nos permite conocer más de cerca algunas plantas venenosas. En este sentido, junto a ellas aparecen algunas explicaciones relativas a sus características científicas, a algunos usos y a ciertas curiosidades. La finalidad de este recorrido es poner de manifiesto las propiedades positivas del veneno y, a este propósito, en las notas farmacológicas de las etiquetas se habla de los usos terapéuticos de las diferentes sustancias.